Lo que definitivamente rescato:

  • El libro de Jaron Lanier, “Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato”. 100 paginas que en un par de horas pueden ampliar tu panorama respecto al tema.
Lo que me gustó:

  • La reflexión del uso que damos de las redes sociales. Es un tema del cual no hay que quitar el dedo del renglón. Agregaría Realidad Aumentada, Privacidad, Inteligencia Artificial y Robótica para irnos preparando bien en materia.
  • El peso profesional de los involucrados. Personas que entienden la responsabilidad de sus ex-cargos porque trabajaron en ello y siguen en ello. Probablemente se pudo invitar a más especialistas, psicólogos, etc, sin embargo, el punto de vista de un desarrollador pocas veces se menciona y es fundamental.
Lo que me dio risa:

  • El final. Acabas “preocupado” por lo que que viste durante hora y media y acto seguido te hacen una recomendación de lo que deberías ver, Netflix predicando con el ejemplo. ¿Cómo analiza Netflix nuestro comportamiento para recomendarnos series y mantenernos expectantes pagando el servicio mes a mes? Espero ver eso en otro docu-drama (o una comedia, al menos).
Lo que no me gustó:

  • El modo en que representan al algoritmo. 3 personas horribles, sin escrúpulos y abusivas que al final mágicamente desaparecen 2 y una de ellas te ve como persona e inicia con el usuario “una nueva relación”. La realidad es que es código, el programa hace para lo que fue creado y sigue un modelo de negocio que hasta ahora es rentable. Como profesional lo uso, como usuario lo consumo menos, que cada quién saque sus conclusiones al respecto.
  • Lo lamentable que se expone el tema de la depresión en jóvenes. La culpa recae totalmente en la tecnología y no hay responsabilidad del lado humano, ¿entre menos tecnología más felices seremos? No lo creo. ¿Ayudaría más entender el impacto e influencia de la tecnología? Yo creo que sí, ponerle límites y enfocarla correctamente.
Lo que me preocupa:

  • Crear consciencia de que la responsabilidad es compartida. Las plataformas no son malas, son creadas con fines de lucro desde el principio, en sus términos y condiciones viene explicado qué se puede hacer con los datos que recibe y damos, punto. El problema desde mi perspectiva radica en que no los leemos, no nos interesan y lo que buscamos es ser parte de esa tendencia/tecnología/moda lo antes posible. ¿Así cómo podemos culparlos?
  • La necesidad de guiar y acompañar el uso de la tecnología en los jóvenes. Dar un smartphone sin explicar cómo se usa, para qué se usa y cuándo se usa creo que es altamente irresponsable. El conflicto viene cuando algo tan insignificante (como parece ser un teléfono) causa tantos problemas.
  • Más que víctimas, hay usuarios insensatos. Dependiendo del uso que cada usuario brinde a la herramienta habrá un nivel de impacto y repercusión en su vida. Necesaria es tener una guía, para hacer buen uso, como en cualquier herramienta. Por ejemplo: Si le das un martillo a alguien, sin saber cómo usarlo, una de dos: O construye una casa o lo usa como arma, todo depende de la explicación previa, ¿o tú que opinas?



👏 ¿Te pareció interesante? Si quieres puedes compartirlo en:  FacebookTwitter o por  LinkedIn.